Debido al nuevo decreto de emergencia relativo al COVID-19 no podemos mostrar esta página hasta nuevo aviso. Gracias por su visita.

Errores más comunes cometidos por los jugadores en las apuestas deportivas

Todos los jugadores, más o menos experimentados, cometen errores al apostar. Es importante que aparezcan lo menos posible y, lo más importante, que aprendas de ellos. ¿Cuáles son los errores más discutidos en el contexto de las apuestas deportivas?

¿Quién comete más errores en las apuestas deportivas?

Al principio cabe señalar que las casas de apuestas también cometen errores. Un ejemplo de ello son cuotas mal calculadas. Sin embargo, no tienen consecuencias tan desastrosas como los de los jugadores. Estos últimos pueden perder todos los fondos de su cuenta en poco tiempo y, lo que es aún peor, incluso endeudarse.

Por supuesto, estos errores suelen cometerlos con más frecuencia jugadores con poca experiencia, que sueñan con grandes ganancias, pero en general, tratan el juego de forma poco profesional y solo es una forma de entretenimiento para ellos. Estos suelen apostar pequeñas cantidades, creando cupones de varios o incluso decenas de eventos.

Menos errores cometen los jugadores más experimentados con varios años o más de experiencia en las apuestas deportivas. No hay duda de que la experiencia es crucial, pero también son importantes otros factores, como el conocimiento de las apuestas y de las propias disciplinas deportivas.

La motivación para aprender de los propios errores hace que los jugadores que cometan menos errores tienen más probabilidades de obtener frecuentes beneficios. Esto les permite unirse al grupo de jugadores de élite para los que las apuestas no son un entretenimiento sino una inversión. Sin embargo, el porcentaje de jugadores que gana sus apuestas es de tan sólo el 2-5% de toda la comunidad de jugadores.

1. Falta de conocimiento sobre las apuestas y los eventos.

Si un jugador no posee un sistema determinado, no podrá beneficiarse de las apuestas si no tiene suficientes conocimientos sobre el deporte. Cada evento que acabe en el cupón debería analizarse bien. Esto no es posible si el jugador no tiene información clave sobre los equipos, los jugadores, las bajas, los partidos directos y otros factores importantes que pueden afectar el resultado del evento.

El beneficio también depende del conocimiento de las propias apuestas deportivas. Aunque los servicios de apuestas sean tan intuitivos que no supongan un problema para registrarse, hacer depósitos y apostar, no siempre se conocen todos los conceptos. Por lo tanto, los jugadores que quieran apostar deben conocer al menos los términos básicos: value, yield, DNB, handicap, system, apuesta, cupón single, apuesta acumulada etc.

2. Empeñarse en grandes ganancias

Es un error pensar que las apuestas son una de las mejores oportunidades para obtener beneficios rápidos y sin estrés. En la práctica es completamente diferente, como demuestra el pequeño porcentaje de jugadores que suelen ganar apuestas. Así piensan los jugadores con poca experiencia que acaban de comenzar su andadura en el mercado de las apuestas. La realidad suele rebatirles ese punto de vista con gran rapidez.

3. Cupones acumulados en lugar de sencillos y dobles.

Es obvio y comprensible que cuantos más eventos haya en el cupón, mayores serán las ganancias. Aunque, en proporción al número de eventos, la probabilidad de ganar disminuye. Por eso jugar cupones AKO, con 8, 9 o 10 eventos, incluso con cuotas relativamente bajas y, al menos teóricamente, con los favoritos, no es la mejor solución. Es mejor jugar cupones con eventos simples (single), o en casos puntuales dos (duble) o tres (treble).

Para determinar la posibilidad de ganar, basta ayudarse de un cálculo matemático. Multiplicando la probabilidad de acertar en cada evento del cupón, el jugador determinará la probabilidad de llevarse el cupón entero.

4. Jugar cuotas bajas a los favoritos.

Los favoritos, a los que las casas de apuestas colocan una cuota del orden de @1,10 o @1,15, al menos en teoría, no deberían fallar nunca, pero en la realidad es diferente. Por supuesto, la mayoría de los eventos con estas cuotas terminan con una victoria segura. El problema es que hay al menos unos pocos, o a menudo incluso una docena, de eventos con esa cuota en el cupón.

Con una densidad tan alta, existe una alta probabilidad de que uno de ellos falle. Por lo tanto, incluso la alta eficiencia de los cupones con cuotas bajas no tiene por qué garantizar, y a menudo no garantiza, el éxito a largo plazo. No es de extrañar que los jugadores profesionales se mantengan alejados de dichas cuotas y prefieran apostar a cuotas más altas mientras reducen la apuesta.

5. Dejarse llevar fácilmente por las emociones.

El deporte, sobre todo cuando inviertes tu propio dinero, supone una enorme emoción. Si un jugador se deja llevar y, es bastante difícil evitarlo, casi siempre pierde una gran parte de los fondos, incluso todo el capital asignado al juego, lo que podría endeudarlo. Dejarse llevar por las emociones es, sobre todo, el deseo de recuperar rápidamente las pérdidas tras un fracaso, algo bastante difícil, especialmente en las apuestas online, cuando se puede apostar las 24h del día, los 365 días del año.

6. No contrarrestar las apuestas realizadas

En la actualidad, las casas de apuestas suelen ofrecer la opción cash-out, que permite disfrutar de una victoria antes de resolver todos los eventos del cupón. ¿Merece la pena “cerrar” antes una apuesta con un menor beneficio?

Y sí y no. Sí, si un jugador no cuenta con fondos en su cuenta para contrarrestar un resultado contrario al que ha apostado en su cupón. No, si puede hacerlo. Todo ello debido a que el pago de la función cash-out siempre es menos rentable de lo que sería una contra sensata y bien calculada.

Las apuestas pueden contrarrestarse antes del comienzo de un evento dado (apostando contra el resultado original) o a EN VIVO (apostando contra el resultado original cuando el resultado es a discreción del jugador).

También existen dos tipos de contra. La primera para recuperar la apuesta original. La segunda, para garantizar las ganancias de la contra. A continuación, la apuesta de la contra-apuesta se elige de forma que, independientemente del resultado, se gane aproximadamente la mitad de las ganancias de la apuesta original (por supuesto, las proporciones pueden ser diferentes: 60-40%, 70-30% etc.).

7. Apostar va banque.

Gestionar un bankroll, es decir, el capital asignado al juego, es un gran arte. Los especialistas y los jugadores profesionales no superan en sus apuestas de cupón único el 5% del capital. Para los jugadores principiantes con un presupuesto reducido, estas apuestas pueden ser demasiado bajas. Por ello suelen jugarse el 50% o incluso todo el capital. Apostar va banque implica un gran riesgo y, tarde o temprano, termina con la pérdida de todo el bankroll, lo que implica realizar un nuevo depósito.

8. Falta de value.

El valuebet es el concepto más importante desde el punto de vista del jugador. Todos deberían esforzarse por jugar eventos valuebet que cuentan con un valor añadido. Esto implica que los tipos dados han exagerado las cuotas y la casa de apuestas ha estimado incorrectamente las posibilidades de un equipo o jugador dado. El problema es que encontrar valuebets es bastante difícil. Para ello, es necesario rastrear todos los factores asociados a un evento dado. Sólo entonces es posible evaluar racionalmente las posibilidades de un tipo determinado.

9. No ser consecuentes

Cada jugador debe tener una serie de reglas que seguir durante el juego. Para algunos, las reglas implican no jugar EN VIVO, para otros no apostar a cuotas bajas o eventos que no conocen, y otros prefieren dejar el juego cuando sufren una mala racha. Romper las reglas no es una buena idea. Vale la pena ser coherente con las propias decisiones y atenerse a las reglas previamente definidas.

10. Falta de un sistema de juego.

Muchos jugadores no usan ningún sistema de juego, lo que es un error. No existe una regla de oro, siempre puede ganarse bajo cualquier circunstancia, aunque contar con un sistema es bastante útil. Por supuesto, siempre y cuando sea relativamente bueno y se adapte bien al jugador. De lo que la mayoría no tiene ni idea es que sistema utilizar, aunque lo más sencillo es la forma de apostar: apuesta plana, stake porcentual, martinagle, sistema Kelly o Cadena de Fibonacci.

Lo más importante es evaluar la eficacia de un sistema determinado a largo plazo. El sistema debería asegurar una serie de beneficios a largo plazo. Por lo tanto, antes de implementar el juego, puedes probarlo sin dinero real.

Conclusión

Puede verse claramente que los errores que cometen los jugadores que prueban su suerte en las apuestas son muy diferentes. Algunos no siguen las reglas y no son consecuentes, otros juegan sin un sistema y otros prefieren jugar a cuotas bajas en lugar de buscar value. El efecto es casi siempre el mismo y el jugador se une al más del 90% de jugadores que tienen que añadir fondos y conformar las ganancias de una reducida élite. Así que si has cometido estos errores y el juego no te aporta un beneficio constante, cambia tu enfoque del juego y empieza de nuevo, siguiendo las reglas más importantes. Esto combinado con un conocimiento adecuado es la mejor receta para el éxito.

Noticias relevantes